«esperanza»

Aguardar sobre la base de una suposición; éso, es “expectativa”.
Esperar, con certeza y con convicción aquello que no podemos ver; eso, es “esperanza”.

La esperanza no “es” en sí misma; ella es recinto, cofre.
Tan sólo letras de una palabra vacía es la esperanza sin Aquel; su significado.
Ella no se posa sobre las cosas… porque todas ellas pasan.
Tampoco construye cimientos en las circunstancias; más bien las atraviesa.
Sabe levantarse sobrenaturalmente en el día o en la noche, para afirmar y sostener al hombre… y continúa haciéndolo, en un mundo desesperado.

La esperanza de la que hablo se obtiene sólo cuando se deposita.
Es completa, inmutable y eterna únicamente cuando se llena del mismo carácter del Señor Jesús.
Todo Él es ESPERANZA. Esperanza que nos es dada, puesta delante de nosotros… la cual tenemos como segura y firme ancla del alma.
Éso, es permanencia; eso agrega doctrina a la perseverancia… y ya no aguardo con optimismo autocomplaciente, más bien con sabiduría, con dominio propio, con virtud; todas cualidades, formas de ser del Único Dios a quien conozco.

Él dice hoy:
« … porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes, planes de bienestar y no de mal, a fin de dales un futuro y una esperanza ».

Florencia.
© 2016. MQP ·Más que palabras. www.florencia-suarez.com

 

Compartir en ➵Email to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

One Comment

  1. Pingback: “Esperanza” – Bitácora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *