lo eterno

Encontré un libro de formato pequeño, en donde caben promesas gigantes.
Es que lo eterno no se limita, no sabe de dimensiones, no ve como solemos ver.
Sé que lo eterno se posa sobre las cosas; blancas y amarillentas, diminutas y enormes; consistentes y volátiles.
Lo perpetuo vuelve a aparecer una y otra vez con el oleaje.
.
(Recuerdo de mi abuela Matilde).

Compartir en ➵Email to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *