prosa de Otoño

Junté todas las hojas que cayeron en Abril y las palabras que nacieron mientras tanto. Lo seco cobró vida.
Las hojas se cargaron de letras y subí a colgarlas otra vez en aquel árbol para devolverle su favor; para que prendan; para que digan allá arriba; para que el viento las sacuda y lleve lejos; para que algún otoño caigan a tus pies y las desparrames al caminar, sabiendo que todo tiene sentido.
….

*así quedó mi lámpara: llena de hojas dispersas y suspendidas por un tiempo, nuevos textos que escribí y más caracteres.
Compartir en ➵Email to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *