asterisco*

o un glifo,
o una «estrella pequeña» para los griegos,
(un ateniense podrá decir qué es un «aster»),
o el signo que sobrevivió desde la Edad Media señalando fechas y lugares de nacimiento en árboles genealógicos, por analogía con la estrella de Belén.
o los mismos que un filólogo dejó posar en poemas homéricos al añadir sus correcciones. Penélope esperaba desde entonces, entre líneas de un texto cargado de estrellas. Y aunque todos hablaban de aquel tejido, su mayor trabajo fue secarse lágrimas para seguir tejiendo (algunas, en diamantes, se confunden entre las páginas).
esos que en escritos indican giros y cambios de argumento; aquellos que en conversaciones de chat anteceden palabras para saldar errores.
o una salpicadura, quizá de rocío, que fue empapando otros mundos no lingüísticos, mostrándose de tantas formas posibles según sea la intención. 
ése, que se coloca en la parte superior de la altura «x», como ascendente… después de todo es una estrella…
o simplemente una flor,
o simplemente una llamada*

Compartir en ➵Email to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *