cuaderno amarillo lunares

Todo empieza fuera de los recuerdos; sigue con juegos, con eso que nos gusta, con todo lo que asoma en nosotros y empezamos a descubrir. Un proceso continuo nos atraviesa… y más acá, comienzan las decisiones, la búsqueda de lo desconocido… un camino que entendemos nuestro en cada confirmación y que lo sigue siendo en las decepciones. Lo mejor de todo es que aquel viaje se origina para nosotros, aún antes que nosotros. A ese andar debemos subir sea cual fuese la realidad del hoy, aún si la niebla cubriera nuestros ojos y la visión tardara por un tiempo; porque ahí, donde el cielo y la tierra se unen, comienza nuestro horizonte. Este es mi cuaderno amarillo lunares; el color …

prosa de Otoño

Junté todas las hojas que cayeron en Abril y las palabras que nacieron mientras tanto. Lo seco cobró vida.Las hojas se cargaron de letras y subí a colgarlas otra vez en aquel árbol para devolverle su favor; para que prendan; para que digan allá arriba; para que el viento las sacuda y lleve lejos; para que algún otoño caigan a tus pies y las desparrames al caminar, sabiendo que todo tiene sentido.….

pedacitos de mundo (América)

Cientos de sellos en 6 sobres divididos por países. Exploré con ellos distintos contextos y reuní los traspapelados, para abrazar cada grupo con su respectivo continente. El diseño de estampillas fue abriendo paso y multiplicando sus variantes a través de la historia. En filatelia hay quienes dedican su esfuerzo a series temáticas (hoy también, aunque no se escriba tanto y aunque las estampillas se usen cada vez menos). Pero, creo que es interesante la composición que arroja cada región en su conjunto, que al mismo tiempo es resultado del intercambio cultural entre distintas partes de nuestro globo; cruce de relaciones y vivencias, horas memorables y lugares; sucesos, personas y características propias de cada rincón; identidades que comenzaban a construirse para …

línea sin fin

El horizonte, aunque lejano, también es firmamento; extensión bajo mis pies.Es camino que conduce; suelo que antecede a las pisadas.Línea de llegada que no es término; mas bien marca, que induce a cruzarse de un paso… para ser de nuevo línea.El horizonte es esperanza, es meta, es arribo y de nuevo inicio; un recomenzar incesante.Siempre es amanecer. Sólo espejismos de tanto en tanto; sutil división entre el cielo y el abismo.De este texto, se desdobla una línea que nace con la primer palabra y se propaga hasta el «fin». Y donde ya no queden signos, permanecerá un renglón infinito; será el que asiente las letras de nuestra historia, escrita con el viento y la brisa que nos toquen la piel. …

pedacitos de mundo

Una caja de pañuelos finos industria argentina, puede convertirse en un tesoro. Sin desmerecer a los pañuelos (que también habrán tenido su historia que contar) y sin hablar esta vez de la industria, motor del progreso cuando es nacional; hoy me centro en ese estuche. El diseño de la caja de cartón me remonta a la infancia de mi mamá y mis tíos en el barrio de sol de Llavallol. Descubro esta caja justo ahora, guardada en un armario de madera, en uno de los cajones que tantas veces habrán usado mis abuelos. Estuvo ahí, a la vista, pero no la había visto hasta hoy. Y entre tantas cosas que compartíamos con mi tío, ésta, apareció cuando él se fue. …

y la luz fue real.

Un pájaro que canta de noche, no es un pájaro confundido.Le canta a la luz, esa que otros no ven; a la claridad inmensa de una mañana que inicia; al intervalo de un cielo iluminado que se difunde en todas las direcciones y que cae en partículas de día.Un pájaro que canta de noche, no es un pájaro confundido.Responde a una señal, una llamada que revela el principio; algo.Tal vez sólo haya sido un resplandor; el engañoso y artificial susurro de unos faroles… que lo llamaron con voz de estrella naranja y se apagaron fugaces en el silencio.Para él fue luz en plena madrugada.Para él fue despertar.La sincronía del encuentro, el mismo canto.Su reloj, su ritmo, el concierto dirigido por …

hemisferios

«— Al sur —dijo el capitán.— Pero —dijo la tripulación— no hay direcciones aquí en el espacio.— Cuando uno viaja hacia el sol —replicó el capitán—, […] entonces uno va en una única dirección. […]Pues ahora sólo era el sol y el sol y el sol. El sol era todos los horizontes, todas las direcciones. Quemaba los minutos, los segundos, los relojes de arena, los relojes mecánicos; quemaba el tiempo y la eternidad. Quemaba las pestañas y el suero del mundo oscuro detrás de los párpados, la retina, el oculto cerebro, y quemaba el sueño y los dulces recuerdos del sueño y la frescura del anochecer.[…]Cuando uno ha hecho un largo, largo viaje hasta el sol, y lo ha tocado …

alteraciones

Y ahí está el «29», archivado, escondido. Y los días por seguir vuelven hacia atrás, otra vez, de un salto.Es que ahí está, «el día que no está listo»; formándose en la espera; aguardando adormecido; desafiando lo oculto; sumando horas para ser en el lugar preciso. De tiempos y sus destiempos presupone el hombre, que no entiende de obras completas.Si hubo un día de batallas en que el sol se detuvo, regalando horas eternas (y una luna obedeció en el cielo).Si el reloj de Acaz vio desandar la sombra, en señal a un rey de la historia, y fue testigo del día al que se añadió más tiempo.Si por estos sucesos hay quienes siguen buscando «el día perdido», un extravío cronológico …

letra «f»

f de «florencia» (la ciudad); que los romanos fundaron como «fiorentina», por su latín ‘florecimiento’. f de las nuevas «formas», que entre tintas y letras, surgieron desde el corazón de la Toscana para expandirse en nuevos tipos de escritura inmortales. f de todo lo que «florece», de Renacimiento; de lo que nace y vuelve a nacer. f de «flor», cada una y su conjunto; de todo lo que brota y brilla en la estación del año que prefiero. f de «floppy disk», (como solía llamarme mi tío) y de todas las variantes en una «familia» de apodos. f de un nombre que se hizo propio, f de una «foto» (puede ser esta, o la de aquel «futuro» de mis sueños), «f», …