Nueva propuesta: ¡Qué vuelvan las cartas!.

 Entusiasmada de poder presentarles este trabajo. Comencé la propuesta hace ya casi un año… hoy está todo listo para #quevuelvanlascartas.

¡Que vuelvan las cartas! es un llamado a la escritura manual, al contacto del puño con el soporte, a la fragancia azul de tinta inundándolo todo.

Los 90´s fueron revolucionarios, quienes vivimos este tiempo fuimos testigos de cambios abruptos en los modos de hacer; del cassette a listas de reproducción que nos acompañan en el bolsillo; del disckette a un pendrive, o a los modos de almacenamiento en línea -donde guardar y compartir cientos y miles de kilómetros de información-; de la voz al otro lado del teléfono, a conversaciones por medio de texto o videollamadas al otro lado del globo.
Los modos de decir cambiaron, porque cambiaron las comunicaciones…
En los 90´s quizá las cartas tampoco eran tan usuales, sino correspondencia por notificaciones, impuestos, papelería. Se extinguían aquellos mensajes en la distancia, profundos de amor; aquellas inquietudes de familiares esperando por noticias; o líneas simples, descriptivas, contando momentos, formas de ver, detalles de atención a lo cotidiano.
Sin embargo, siempre encontré en las cartas “eso” que comenzaba a d e s a p a r e c e r…
La escritura seguirá mutando, transformándose, porque lo escrito permanece. Hoy hablamos de escritura “digital”; tipeamos, tocando letras predefinidas que acomodamos a nuestro antojo; y está bien. La escritura y el mensaje permanecen, pero “eso” ha desaparecido, y lo que es desaparecido no es conocido por las nuevas generaciones.

Escribir un mensaje de tinta es volcar al papel no sólo lo por decir, sino la impronta de aquel quien escribe. Trazar un camino de tinta es explotar en el aire gotitas azules, que se confunden con las partículas de polvo y de tiempo.
Es sentarse con atención, detenerse a querer contarle el mundo al otro; involucrarlo en mi mundo y formar parte del suyo. Extenderse, llenar papeles en blanco; nada es demasiado porque aquello que se envía es esperado. No hay infinidad de discursos o relaciones, sino la importancia de aquella, la nuestra.
Todo está implícito. El saber esperar de quien escribe; comenzar y recomenzar, seleccionar palabras, pasar en limpio, revisar y confirmar la conclusión. El saber esperar de quien recibe; papeles que surcan los mares y vuelan los aires atravesando la historia.
Ellos llegan a destino y traen consigo, como impregnado en unos pocos centímetros, el mundo todo y parte de su autor. La espera, vale.
El aroma de una carta, su caligrafía, la presión de la herramienta, el color del papel y la tinta, una firma, su sobre, el color de su sobre y sus sellos… texturas, sonidos, olores, lágrimas y sonrisas… saber que en mis manos está un fragmento del otro, tocado también por sus manos… que su silencio al decir es el mismo que el mío ahora donde todo se detiene. Porque todo se detiene, la historia se recorta y pega en un rectángulo para siempre. Y en él, la precisión de una mano, sus ojos, los sentimientos del hombre, su tiempo y su vida.
Todo esto es “Eso”, que no debe desaparecer.

flor·

Te presento las primeras propuestas que surgieron de este pensamiento. Estuve trabajando en ellas para que vos también te sumes, y entre todos persigamos este objetivo:
Este es el sitio web que diseñé para ☞ ¡Que vuelvan las cartas!.

 

Madre e Hijo.

Una palabra. Un signo.
A partir de un significante, el soporte material de un signo, surge el significado, esa imagen mental.
Saussure definió la semiología como «la ciencia que estudia la vida de los signos en el seno de la vida social».
MADRE e HIJO como palabras, como significantes, sugieren aspectos totalmente dispares para la sociedad Argentina. Desde este lugar se establecen los discursos.

Millones de vidas dependen de un veredicto, de una sentencia, una palabra. Decisiones de hombres; tiempo atrás, voces latentes.
La palabra es dada a personas de esta generación y su discurso no tiene menor peso. En sus palabras, no se encierra tan sólo una idea o postura, sino una decisión que involucra la vida.
Por eso hablo desde las palabras, aquellas que fueron creadas para designar cosas concretas, aunque el significado varíe de acuerdo a la concepción de cada quien.
El eje de la cuestión no tiene que ver, en este caso, con meros argumentos. No se trata de vencer con la razón, sino de una búsqueda exhaustiva de la verdad, sin ambigüedades.

Afloran “palabras”… por estos días, se define el aborto como INTERRUPCIÓN siendo “interrupción” la detención de algo en el tiempo. INTERRUMPIR suaviza el acto de MATAR, quitar la vida, extinguir. La “interrupción” vincula únicamente a la madre en cuanto decisión de dar continuidad a su embarazo, y contempla la posibilidad de retomar la vida dentro de sí, en otro tiempo de acuerdo a su voluntad.
El término INTERRUMPIR aborta al niño, no repara en él; lo aniquila de antemano, reduciéndolo a la nada.

Por estos días de forma desafiante se oponen los términos LEGAL/CLANDESTINO, como si de antónimos se tratara. CLANDESTINO aparece como otro camino viable; no se somete a luz como ILEGAL, como penado por la ley, como cualquier acto delictivo.
La CLANDESTINIDAD, se emparenta a la POBREZA y la RIQUEZA al ACCESO, aunque ambos sean igual de transgresores. De igual modo el primer término supone RIESGO de vida para la madre, el segundo SEGURIDAD. Ambos MATAN, y la madre puede ser también MUERTA en las dos circunstancias con el riesgo quirúrgico propio de toda intervención.

Por estos días se habla de DERECHO como aquella facultad de exigir LIBERTADES que anulan los DERECHOS en otro. Así, la palabra VIDA, ya no supone lo mismo para dos seres humanos distintos.

La función de SALUD PÚBLICA se ve traspuesta, y se plantea la iniciativa de aborto LEGAL como parte de estas políticas. Esta ciencia, implica la protección, sustento y mejora de la salud de TODA la población humana y no sólo de una PARTE.

Se expone un EMBRIÓN/FETO como sin VIDA aunque EMBRIÓN se defina como ser vivo en primeras etapas de desarrollo.

Se pondera el PERMISO al aborto de países DESARROLLADOS, siendo “desarrollo” crecimiento, progreso, sinónimo de PERFECCIÓN. La mejora en aspectos físicos, intelectuales y morales, en cambio, no tiene que ver de ninguna manera con la MUERTE, con la extinción de la vida.

La madre, ya no es madre sino GESTANTE, el hijo, no más que un PUÑADO DE CÉLULAS.

Y en esa búsqueda de la verdad, «renacerán muchos vocablos hoy perecidos, y perecerán muchos que hoy están vigentes, cuando así lo quiera el uso, en cuyas manos están el poder de decisión, la ley y la regla»… pero la verdad seguirá siendo.

Si hablamos desde la etimología “madre” proviene del latín mater, matris. La idea principal ha de ser la de “origen”, así podemos verlo también en materies, “madera” -con la idea, inicialmente, de rama o tronco principal de donde salen las demás- y materia -de donde se origina algo.
Cuando nos referimos a la palabra “hijo” nos encontramos con el latín filius con el mismo significado. Su étimo está estrechamente relacionado con el verbo felare “mamar”, y con la raíz de femenina -originalmente la que amamanta-. En latín, tienen esta raíz indoeuropea dhe(i) mamar, además fetus cría, camada.
MADRE es una acepción tan antigua como el idioma, es origen de las generaciones. HIJO, se vincula estrechamente a la madre, desde el origen “feto” pasando por la etapa de amamantamiento y cría.

Afloran las palabras, pero MADRE e HIJO siguen siendo “MADRE e HIJO”, una relación intrínseca, necesaria, recíproca. Relación creada para generar vida y no muerte.

Concebir, es también formar una idea o designio en la mente. Somos concebidos en la mente como proyecto, potencia, y concretos, vivos, a través de la unión de hombre y mujer -cada quien con su fin y propósito en esta tarea de crear-.
Como individuo el hombre es único e irrepetible, en tanto cuerpo, alma y espíritu. Cada uno “es” porque fue concebido, creado, más allá de las condiciones o causas de origen; porque la concepción va más allá del acto sexual y posterior formación, habla del propósito de una persona en un tiempo y espacio determinados y se sitúa por encima de la voluntad del hombre.

Escribo esta defensa y a través de cada caracter, de cada secuencia de sonidos, comienzan a surgir las palabras que devienen en voz. Voz que expresa, hace tangible, e intenta perpetuar esa reverberancia; el eco del ritmo de un corazoncito que hoy no tiene poder para hacerse escuchar. Hoy menos, entre tanto ruido.

Leí por estos días una carta que comenzaba con el currículum extenso de una profesional médica y que casi al concluir planteaba:
«A diferencia del feto, la mujer tiene una presencia en la sociedad y debe ser respetada como tal».
Vivimos tiempos de oscuridad, signo de la desorientación. Las evidencias cuentan las muertes de mujeres y niños, tras considerarse el ABORTO como hecho natural y ser presentado socialmente como camino viable, sea ilegal o legalmente.
Escuché también el llamado a legislar sin intervención de la RELIGIÓN. Es que toda creencia, normas o comportamientos son ciegos si nacen y mueren como mera doctrina, eso es RELIGIÓN.
La problemática, en este caso, sería apartar al Dios que citamos como argentinos en nuestra constitución nacional, desatendiendo la urgencia de un pueblo que gime por dirección.
«Para que así, sigamos promoviendo el bienestar general, asegurando los beneficios de la libertad para nosotros, para nuestra posteridad; […] Invoquemos la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia».

El amor a la vida es promesa para las próximas generaciones, es triunfo por sobre la tragedia, por sobre el dolor y por sobre la muerte.
#salvemoslas2vidas

Florencia.

Logotipo diseñado por Herb Lubalin y Tom Carnase en 1965.

 

Detrás de una consigna

Signos. Historia de letras.

Antes del comienzo de la Segunda Guerra mundial, el gobierno británico iniciaba una serie de carteles con consignas motivadoras para ser distribuidos por la nación.
Estos diseños pretendían ser alertas ante el tiempo que avecinaba, procuraban a la vez mantener el ánimo de la ciudadanía ante la amenaza de una invasión inminente. El Ministerio de Información iniciaba, entonces, el encargo de los diseños.

“Your courage, your cheerfulness, your resolution will bring us victory” -“Tu coraje, tu alegría y tu determinación nos traerá la victoria”-.
El primer lema, supuso el desarrollo de carteles fuertes y contundentes. El planteo fue el uso de un solo color en cada pieza, teniendo cada afiche su tinte particular.
La elección tipográfica de palo seco como la expresión en caracteres de caja alta persiguió este propósito; la fácil lectura, la pregnancia del mensaje y la identificación con la identidad del Ministerio -que se apropió de la tipografía oficial del gobierno-.
No llevó imágenes, sino un decir en signos. El texto se convirtió en elemento principal de estos afiches y un sello simbólico -la corona del Rey Jorge VI- fue el único aspecto ilustrativo.
Así, el primer papel fue impreso y miles de copias empapelaron la nación por completo. Quienes caminaron por las calles de esos años reflejaron en sus ojos aquellos carteles. En el metro, en el tren, en los bares y restaurantes… el hombre era testigo de la voz de Gran Bretaña diciendo “Tu coraje, tu alegría y tu determinación nos traerá la victoria”. Esta era la forma que encontró el estado para transmitir lo que quería que el pueblo sintiera.

La guerra se intensificó y poco después un nuevo y segundo cartel vió la luz. Tinta verde comenzó a plenar soportes claros, expandiéndose fuera de los límites del papel para teñir esquinas y paredes, estaciones y tiendas; siendo un nuevo tapiz que envolvió la ciudad al grito de “Freedom is in peril, defend it with all your might” -“La libertad está en peligro, defiéndela con todas tus fuerzas”-.

En días agitados, fue dada una nueva orden. Un tercer cartel de rojo intenso fue diseñado y también impresas sus copias.
Pero esta llamada no debía de hacerse pública, a menos que Gran Bretaña fuera invadida por la alemania Nazi.

En una librería al Noroeste de Inglaterra Stuart recibe su compra de libros viejos, todos ellos embalados en cajas tras la reciente subasta.
El dueño de Barter Books abre aquellos paquetes y entre libros polvorientos trae al 2000 la historia que no fue. El tiempo tomó otro rumbo y encerró el mensaje, el más directo de la serie, aquel que sostendría al pueblo en medio de su crisis.
La invasión del ejército Nazi nunca sucedió; la última frase reproducida en copias, fue oculta debajo de las cuatro caras de cartón que se plegaron como implorando el silencio.

La librería está montada en una antigua estación de tren.

La consigna se expandió más allá de los límites de la Gran Bretaña de 1939, como si fuese recomendación de una generación pasada; legado de aquel entonces.
Llegó a ser hoy más notoria y conocida que aquellos primeros dos carteles de la serie… tan popular como cantidad de objetos en los que se ve reproducida.

Desde la mayor contienda bélica de la historia, “Keep calm and carry on” -“Mantén la calma y sigue adelante”-.
Como si el mismo papel hubiese absorbido la fórmula y continuado camino… para ser voz pública.

Los tres afiches del sistema expuestos en la librería Barter Books. “Keep calm and carry on” es aquel que permaneció oculto, en silencio.

Hoy se juega con la frase, tergiversando su sintaxis y sustituyendo “Carry On” por innumerables propuestas. Quizá esto se vincule también al carácter comercial que le otorgaron a partir de su hallazgo.
Es que el contexto -la gravedad de la situación dada, en este caso- siempre involucra y aporta sentido a las cosas. El hombre tiende a desnaturalizar todo aquello que no le es próximo, aquello con lo que no guarda grado de contigüidad. Por eso es tan necesario comprender no sólo el mensaje, sino el espacio y condiciones desde los que se formula.

El afiche exhibido en la librería de Stuart, Barter Books en Inglaterra. Un pequeño número también permanece en el Archivo Nacional y el Museo Imperial de Guerra en Londres.

Todo lo obstinado se presenta sin convicciones profundas ni direcciones marcadas. Al seguir adelante en nuestras propias fuerzas y continuar caminos sin remediar consecuencias -sólo por el hecho de haberlos iniciado- podemos conducirnos a la crisis inevitable. Es en estos momentos, donde no podemos decidir ni pensar; descansar se convierte en la mejor opción… “guardar la calma”.
Tomar decisiones trascendentales en momentos de “crisis” puede provocar errores graves, dañinos -aún mayores que la crisis en sí misma-. Pero son estos períodos los que sacuden y ayudan a repensar. Tras ellos, habiendo atendido y buscado dirección más allá de nosotros mismos, podremos emprender un nuevo rumbo.

“Keep Calm and Carry On” -“Mantén la calma y sigue adelante”-, sin aplicarse a un suceso único como el de entonces, hoy presenta el mismo valor. Saltar la crisis, sea cual fuese la situación del hombre.

Las locomotoras miniatura circulan por rieles encima de cada pasillo y biblioteca. Un circuito que vincula las estaciones por recorrer. Como si el tiempo cruzara todas las cosas… incluso la historia de aquel afiche ahora colgado en la pared.

flor·

Quise escribir acerca de esta historia, para que vos también puedas conocerla. Quizá te interese también.
*Las imágenes, en este caso, las tomé de un video realizado por la misma librería en donde se cuenta la historia del cartel involucrado en la historia.

#signoshistoriadeletras
Florencia.
2018. MQP. -Más que palabras-. www.florencia-suarez.com

O P O R T U N I D A D

La oportunidad era el momento o la circunstancia oportunos para algo. Sin fin de oportunidades, sin fin de momentos.
Hasta que el hombre añadió conceptos y cosas que convirtieron la palabra en “deseo pomposo”, único e inalcanzable hasta por el mismo.
El trampolín de la OPORTUNIDAD se cargó de artefactos de peso que fueran los que pujaran… “tanto” que hiciera propulsarnos lejos, bien lejos y fuerte hasta el infinito, ese destino seguro. Estatus, estabilidad, recursos, relaciones, contactos, derechos, reconocimientos, afectos, y las palabras mágicas paz y amor… por qué no, añadiendo a esto un poco de viento a favor. Así, las condiciones serían favorables para muchos; muchos menos que la gran mayoría.

Es en estas fechas, cuando aparecen los balances, cuando medimos distancias, trayectos, comparamos condiciones, esfuerzos, puntos medios y marcas de llegada. Y cada quien sigue en su lugar, encontrándose ante momentos, etapas y contextos distintos que le son propios.
No todos nos paramos ante una misma circunstancia de igual forma porque nuestras competencias y nuestro historial varían. Pero todos, en cada etapa de la vida, y en todo espacio y condición tenemos la misma OPORTUNIDAD: ese momento o circunstancia oportuno para algo.

Disfrutá en la felicidad; descansá en la dificultad; sé libre para persistir en la cárcel; no ansíes la compañía sintiéndote aún más solo en la soledad. Recordá que en la angustia hay dolor pero no desesperanza y que aún en la sombra de muerte no será lugar para que el temor te venza, porque “tú estarás conmigo” resalta el Espíritu de Dios soplando con su vida sobre esos caracteres.
«No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia».
Esta es la actitud de Jesús ante el hombre. No hay extremo, condición externa o interna que acaben con el alma cuando hay quien salve de ella.

Momento y circunstancia oportunos para algo. ALGO.

Andrés Neuman escribe en “El viajero del siglo” «La luna ganaba tamaño y se redondeaba igual que la mirilla de una puerta. Aunque […] nadie en todo Wandernburgo la miraba, como nadie miraba el reloj de la Torre de Viento ni reparaba en su aspecto de luna con agujas.
En las afueras, sentados frente a la boca de la cueva, Hans y el organillero sí contemplaban la noche […]
Las estrellas eran pocas y separadas, un soplido de sal. Ambos les prestaban atención de manera muy distinta. La expresión de Hans ante la inmensidad del firmamento sugería inquietud, alternativas, un porvenir incierto. El organillero asistía al horizonte como se mira un abrigo, un límite protector, un presente completo».

Cielo desde el Jardín. Última noche de Diciembre, 2017

Donde sea que te encuentres, aún hay cielo sobre tus ojos.

flor·

Raíces entre el viento

Kóshkil “Viento”. Lengua Tehuelche / Teushen. Este trabajo, formó parte de la muestra “Raíces” de lettering americano que tuvo lugar en Club Cultural Matienzo. El lettering se vinculó a lenguas de los primeros pobladores de América.

Todo está en el viento, él no roba, no quita, ni lleva al olvido nada. En el viento están todas las palabras dichas susurrando motivos, permeando generaciones, siendo aliento, vida.
Como en cada esquina del mundo, cada espacio recóndito tiene el suyo, cada cual con su nombre y función.
Entre aquellos tantos que cruzan la Argentina, aquel, el de la Patagonia, ha traspasado las tierras y las vidas de las personas.

Hay ráfagas que destruyen y arrebatan con violencia; pero no todo se dispersa con el aire… el viento los amontona y constituye pueblos tenaces.
El viento es movimiento, fuerza, dinamismo, presión que empuja. Y en la misma corriente se yergue la vida.
El viento es motivo, inspiración y poesía, polvareda que descubre horizontes nuevos impalpables, es historia y metáfora, es orden en el caos, soplo, canto, aullido, compañía.
En vendavales corroe y lima superficies indelebles, dando paso a la morfología propia de todo lo que resiste. Abstracto e invisible, oculto ante los ojos de los hombres, es fenómeno natural que abre paso en medio del tiempo; surcando la piel, penetrando en el ánimo y erosionando el carácter.

Desde el Pacífico hasta el Atlántico, barre a su paso con insistencia el viento sur y lo hace hoy como tantos años atrás. Ruge, suena a luchas; flamea con la osadía de aquel que supo alzar banderas y erigirlas con firmeza.
Proclama en los confines la voz originaria de sus habitantes, grito de aquellos primeros.
En el viento están todas las palabras, en lengua tehuelche y tantas otras. Azotan el suelo y la atmósfera y la impregnan de identidad.

Suelo agrietado, piel curtida, tenacidad y robustez de las comunidades que no han caído. Haberse criado en el viento los ha mantenido en pie, inmutables.
No caer es permanecer, aún a pesar de quienes los piensen abatidos, desiguales. No caer es protagonizar la historia, continuar andando el espacio.
Uno sólo es el viento, pero allí, en la Patagonia argentina su nombre es “Kóshkil”. Los tehuelches supieron llamarlo de esa manera y sigue hoy gritando en su lengua nativa.

La lengua Tehuelche forma parte de la macrofamilia de lenguas Amerindias. Estas lenguas fueron originadas y desarrolladas en el continente americano. Se hablaban desde el primer poblamiento humano hasta la llegada de los europeos, quienes impusieron las lenguas indoeuropeas -dominando el inglés, el español y el portugués-.
La lengua Tehuelche, forma parte del subgrupo “andino meridional” amerindio, conformado por lenguas Kawésqar, Mapuche, Puelche y Yámana.
Tehuelche, es una lengua perteneciente al grupo Chon, hablada por el pueblo llamado Tehuelche Meridional de la Patagonia.
.
Kóshkil es un viento de alta predominancia en la Patagonia Central con características Efecto Foehn, que circula desde la Cordillera de los Andes hacía el Océano Atlántico y que alcanza valores altos de velocidad, pudiendo superar los 130 km/h. El viento de la Patagonia es un fenomenal movimiento horizontal del aire.
Su denominación es de origen Teushekenk, grupo tehuelche que habitó la región.
El Kóshkil determina que la región tenga un clima seco, temperatura superior a la media para esa latitud y un alto potencial para granjas eólicas.
.
El pueblo Tehuelche ha aprendido a resistir el viento, y esta conducta de resistencia los ha hecho fuertes contra toda clase de opresión, contra el destierro.
La comunidad Camusu Aike echó raíces inamovibles en su propia tierra. En este poblado, residen hoy comunitariamente los aonek’enk, el componente meridional de los tehuelches.
Kamusu significa en lengua de los Aonikenk, “pasto alto ondulante” (por el viento) y aike “lugar donde vive el humano” (parador, vivienda, campamento etc.).
El nombre se traduce como “lugar donde flamea el pasto” o “donde ondea el pasto alto como si flameara”.


*Desde mi lugar, el reconocimiento al pueblo Tehuelche, y a todos los pueblos originarios de nuestra Argentina. Ellos son nuestras raíces, porque son origen. Dueños de la tierra, han defendido y amado su suelo.
Ellos, supieron echar raíces firmes aun en medio de los vientos.

Florencia.
© 2017. MQP. -Más que palabras-. www.florencia-suarez.com
.
La exposición se puede ver aquí.
+ sobre este trabajoaquí.

Puntillismo impresionista

Y el cielo pinta su suelo;
la nueva paleta invade, trasmuta los tintes del invierno.
La primavera cobra sentido.
flor·

«No nos cansemos de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.
Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos».
Carta de Pablo a los gálatas.

Septiembre, Bs. As. Argentina. ·#accióndeinsistir.

Florencia.
© 2017. MQP. -Más que palabras-. www.florencia-suarez.com

 

Las palabras tienen poder

Las palabras tienen poder.
Por ellas se han librado batallas;
son ellas, las que en ocasiones, abren paso a la destrucción…
y aún en ruinas; en ese silencio…
las palabras tienen poder;
muerte y vida están en poder de la lengua.
.
Desde una tarde de Mayo, alzamos las voces al Único Dios, por todo el pueblo argentino.
Palabras que escriben historia; que definen futuro.
Estruendo que sella en el aire Su nombre, por encima de todas las cosas.
«Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo;
y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe».

Mayor es Él, siempre.
flor·

Jueves 25 de Mayo, 16 hs. Obelisco de Buenos Aires.
Argentina Ora. 25M.

 

¿Qué es “esperanza”?

Aguardar sobre la base de una suposición; éso, es “expectativa”.
Esperar, con certeza y con convicción aquello que no podemos ver; eso, es “esperanza”.

La esperanza no “es” en sí misma; ella es recinto, cofre.
Tan sólo letras de una palabra vacía es la esperanza sin Aquel; su significado.
Ella no se posa sobre las cosas… porque todas ellas pasan.
Tampoco construye cimientos en las circunstancias; más bien las atraviesa.
Sabe levantarse sobrenaturalmente en el día o en la noche, para afirmar y sostener al hombre… y continúa haciéndolo, en un mundo desesperado.

La esperanza de la que hablo se obtiene sólo cuando se deposita.
Es completa, inmutable y eterna únicamente cuando se llena del mismo carácter del Señor Jesús.
Todo Él es ESPERANZA. Esperanza que nos es dada, puesta delante de nosotros… la cual tenemos como segura y firme ancla del alma.
Éso, es permanencia; eso agrega doctrina a la perseverancia… y ya no aguardo con optimismo autocomplaciente, más bien con sabiduría, con dominio propio, con virtud; todas cualidades, formas de ser del Único Dios a quien conozco.

Él dice hoy:
« … porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes, planes de bienestar y no de mal, a fin de dales un futuro y una esperanza ».

Florencia.
© 2016. MQP ·Más que palabras. www.florencia-suarez.com

 

Mis letras

Tiralíneas, marcadores, lápices, mil hojas…
¡escribir es tan placentero!…

Trazos, renglones, escalones;
saltos, compases, ritmos…
conjunción entre pluma, tinta y papel.

Frases, palabras, letras;
sitios vacíos que resignifican su existencia;
ahora contenedores de significados.

Lenguaje, lengua, expresión, voz…
que rompe, que dice, que llama;
lo nuevo está sobre el papel…


y corre; salta; juega en el aire,
el tiempo y espacio
en lazos que se mueven al compás del viento.

Cadena de garabatos que se vuelve línea;
infinita, creciente, decisiva,
en busca de su fin…

Curvas sinuosas; de altos y precipicios,
abismos y profundidades…
huellas, marcas; perpetuidad en lo asentado.

Son olas que rompen en la orilla;
estallan con la frescura de millares de gotas.
Olas que devastan y allanan nuevos caminos.

Cordones, cuerdas;
hilos de oro fino que nacen del Espíritu
y se ilustran con pulso articulado de tan sólo unos dedos.

Dedos percudidos por la historia,
teñidos por tinta azul,
tatuados de insistencia, tiempo, entrega.

Horas repletas de minutos en cantidad,
segundos necesarios, milagrosos.
Contacto del puño del hombre con el soporte inocente;

tersura resplandeciente que cobija
ofrece espacio, libertad, permanencia…
tangibilidad necesaria para ser.

Hilos dorados; vaivén de motivos que tejen cordones firmes.
Éso son las letras… para mí, lazos de expresión;
cuerdas de fibras entrelazadas de las que me sujeto.

Ellas no me salvan, son más bien voz de mi esperanza…
aquella que me es dada por Dios:
firme ancla de mi alma.

Eso son mis letras;
porque de allí provienen.


Florencia.

© 2015. MQP. -Más que palabras-.www.florencia-suarez.com