Primera página. ¡Hola!.

Esta es mi bitácora, ¡Bienvenido!.

«Navegantes que apuntaban sus viajes en un cuaderno.
Tormentas, avatares, inclemencias… problemas resueltos y modo de sortearlos.
La vida marítima se asentaba mediante la escritura y el cuaderno se protegía en una especie de armario, bitácora. De la palabra francesa bitacle -por habitacle-, ésta se fijaba a la cubierta, cerca del timón y la aguja náutica.
Conocimientos asentados, recordatorios e instrucciones, se convertían en guía para la navegación; justo a mano de cualquier decisión, tan próximo al sector de gobierno de la embarcación como los nuevos rumbos, océanos y mares desconocidos…»
flor·

PASAR PÁGINA.